Atractivos Turísticos / Atractivos de la Comarca

‹ Volver al listado

Aldea "Protestante"

Antecedentes
En la fundación de la Colonia General Alvear el 21 de julio de 1878, las Aldeas Valle María, Spatzenkutter, San Francisco y Salto fueron las "colonias madres" de las aldeas católicas. Por razones de costumbre, los protestantes, se separaron y fundaron la Aldea Agricultores, actualmente Aldea Protestante (Protestantendorf). El posterior arribo de nuevos inmigrantes convirtió a ésta en la "colonia madre" de las aldeas protestantes. 

Historia
La Aldea Protestante fue fundada, por pobladores de la orilla derecha del Volga y algunos que procedían del Wiesenseite. Los inmigrantes llegaron a Entre Ríos a mediados de enero de 1878 y debieron recorrer un penoso camino para llegar hasta Diamante, que se encontraba en los altos de enormes barrancas.Diamante era un villorio de ranchos con apenas siete casas de material y una iglesia.

Hallaron gente hospitalaria y residieron temporalmente, en una amplia casa antigua sin vidrios en las ventanas, otros acamparon en la plaza y en casas vecinas. Estos colonizadores vivieron juntos tres semanas en Diamante y un 29 de enero de 1878 se trasladaron a un campamento rústico, en el cual se habían construido tres galpones de paja, de 16 x 30 metros cada uno, ubicados en forma de herradura. Los diamantinos despidieron a nuestros colonos con un suculento asado de confraternidad. Al amanecer emprendieron el viaje hacia Colonia General Alvear, en carretas cargadas con sus pocos enseres domésticos y ropas; mientras que los hombres caminaban detrás de los carretones, las mujeres y los niños fueron instalados en los mismos y al paso lento y cansino de los bueyes, se iban acercando al nuevo destino. 

El campamento estaba ubicado aproximadamente a dos mil metros al Nordeste de Valle María, en tierras vírgenes, jamás roturadas ni sembradas, con vegetación natural de espartillo y raleado de monte de espinillo, con animales salvajes y sin caminos. De los tres galpones instalados allí, dos fueron ocupados por los católicos y el tercero por los protestantes. Llegados al lugar del campamento, las enormes carretas fueron descargadas y las familias fueron ocupando los lugares asignados por las autoridades; los colchones fueron improvisados con el espartillo circundante, echado sobre el suelo para servir de cama durante las dieciocho semanas que permanecieron allí. 

El gobierno había decidido asignarle a cada familia una parcela para que se establecieran en su propia chacra, causando así descontento entre los colonos que estaban acostumbrados a vivir en aldeas. El trabajo de mensura y loteo que realizaban los agrimensores recién concluyó en el mes de abril y los colonos debieron de construir todas clases de implementos agrícolas, rústicos carros de madera con ruedas de lapacho de considerable diámetro.
Cada domingo, ante la carencia de pastor, los protestantes se reunían para leer en comunidad pasajes de la santa Biblia y cantar los himnos habituales para tal ocasión. 

Terminadas las tareas de mensura, hacia fines de abril, se les comunicó que procederían al sorteo de las chacras para cada familia, todos debían de aceptar y comprometerse en ir a vivir en su respectivo lote. La situación se hizo tirante, dado que ese no era el modo de vida al que estaban acostumbrados. Culminaba el mes de junio y era preciso comenzar con la siembra de maíz, además los colonos aún no habían comenzado con la construcción de sus casas en las correspondientes chacras. 

Los colonos recibieron un ultimátum, interpusieron su decisión de irse a Hinojo ó al Brasil, donde no había restricciones respecto del agrupamiento en aldeas. Finalmente, después de catorce días el Presidente Avellaneda accedió a la petición de nuestros colonos y resolvió la cuestión conforme sus deseos. 

Los protestantes que inicialmente fueron estimados en 40 familias (25% del total), sufrieron una amarga experiencia en relación a su radicación; pues, como todo poblado, buscaron la cercanía de un arroyo y napas de agua poco profundas. Por ello se establecieron a orillas del arroyo Ensenada al Sudeste de la Colonia; pronto se dieron cuenta de que habían cometido un grave error y que el lugar era totalmente inadecuado por la existencia de napas muy profundas y después de una lluvia el agua de la Ensenada se mantenía muy sucia, no potable e inapta para lavar la ropa y consumo. Aparte de esto corrían serio peligro a causa del desborde de sus aguas después de una gran lluvia; así perdieron tiempo por su inexperiencia y hallaron un lugar mejor que es el actual en donde se levanta, a la vera de un arroyito con abundante vertiente natural. 

Las primeras viviendas construídas a orillas de la Ensenada consistía en cuatro postes de sostén plantados y paredes preparadas con entretejido de varillas de sauce, que luego recubrían con barro. El techo fue de paja y caña, atada con tientos de cuero crudo; las puertas se fabricaban con un marco de varas que luego se cubría con entrelazado de paja o caña. Algunas familias construían sus habitaciones en un edificio contiguo, ahorrándose materiales y tiempo.
Cuando cambiaron de lugar, construyeron edificios normales y tuvieron la primera casa de material ; por los inconvenientes señalados, la fecha de construcción de la actual aldea, es octubre de 1878. 

Ubicación
Se accede a través de la Ruta Provincial 11 y se encuentra solamente a 10 kilómetros de la ciudad de Diamante. .

Descripción
El nombre de la Aldea deriva del origen religioso de sus habitantes. Destacada por sus dulces caseros y por sus artesanías en cuero, en la Aldea se pueden apreciar las herramientas que se usaban para labrar la tierra.
Además se puede observar el contraste edilicio entre las antiguas construcciones y los modernos chalets.

Dirección de Turismo - Municipalidad de Diamante
Ex Casa del Ejército (Echague y Eva Perón) | CP 3105
Consultas +54- 0343- 498.1244 Interno 137
E.Mail: turismodiamante@hotmail.com | Contacto

© 2017 | Sitio oficial de turismo de Diamante - todos los derechos reservados